RIOS DE CHIAPAS

Friday, March 03, 2006

RIOS DE CHIAPAS


Chiapas es la puerta de entrada al sureste mexicano. Chiapas es un mosaico multicolor, matizado con el folklore ancestral de nuestros pueblos y culturas que coexisten en extravagantes paisajes entintados con el añil de sus ríos, lagos y cascadas y con el verde tierno y maduro de sus bosques, selvas y montañas. Chiapas es punto de encuentro y reencuentro con todos. Su extensión territorial de 75,634 km representa 3.8% de la superficie del país, ubicándolo como el octavo estado más grande de México.
Chiapas se sitúa entre los paralelos 14° 32' y 17° 59'de latitud norte y los meridianos 90° 22'y 94° 15' de longitud oeste. Limita al norte con Tabasco; con la República de Guatemala al este, al sur con el Océano Pacífico y con los estados de Oaxaca y Veracruz al oeste.


CHIAPAS
RIOS Y MONTAÑAS


El relieve de Chiapas está formado por montañas volcánicas, llanuras que llegan hasta el Golfo de México, serranías y mesetas. Hay cerros como los de Tzontehuitz y Huitepec. También en este estado se encuentra la Sierra Madre de Chiapas.

Principales Elevaciones: Volcán Tacaná 4,080 msnm, Cerro Mozotal 3,050 msnm, Cerro Tzontehuitz 2,910 msnm, Cerro Chamuleto 2,630 msnm.

Cañón del Sumidero.
En el norte de Chiapas se localiza el volcán Chichonal, que hizo erupción en marzo de 1982 lanzando rocas y arenas ardientes. En el centro hay una gran extensión hundida, por donde corre el río Grijalva. Esta formación natural se llama Depresión Central.
En Chiapas están 2 de los ríos más caudalosos de la República Mexicana, el Grijalva y el Usumacinta, que vienen de Guatemala. La fuente de alimentación de los ríos chiapanecos se debe, principalmente, a las abundantes lluvias.


Regiones Hidrológicas: Costa de Chiapas, Coatzacoalcos, Grijalva-Usumacinta.
El río Grijalva pasa por las presas Nezahualcóyotl, Chicoasén y La Angostura.

Los lagos son depósitos de agua dulce. En Chiapas se encuentra el lago de Miramar, en el municipio de Las Margaritas, y el lago Ocotales, en el municipio de Ocosingo. Las lagunas de Chiapas son muy bonitas, algunas son: La Joya, Buenavista y Montebello. La riqueza natural del estado permite observar paisajes maravillosos y diversos como los que te mostramos.
El estado de Chiapas presenta infinidad de posibilidades para los exploradores: cañadas, ríos tumultuosos, cascadas y los misterios de la selva. Desde hace algunos años, la compañía que poseo ha llevado a cabo descensos por los más caudalosos y ocultos ríos de este estado y ha abierto rutas para un público que , a pesar de ser novato, está ansioso de apreciar las bellezas naturales.
Después de haber examinado algunas fotos aéreas de la zona y pensarlo un tiempo, decidí juntar un grupo de estudio para descender por el río La Venta, cuyo lecho corre por un cañón de cerca de 80 km de largo que atraviesa la reserva natural El Ocote. Esta grieta tiene un desnivel que va desde los 620 m hasta los 170 m snm; sus paredes alcanzan hasta 400 m de altura y el ancho del cauce del río que corre por su fondo fluctúa entre 50 y 100 m, hasta 6 m en las partes más estrechas.

Información General del Estado de Chiapas
Desde la costa del pacífico hasta sus agrestes y escarpadas sierras, pasando imponentes cañones, insondables selvas, volcanes, planicies y sembradíos; toda la fisiografía de Chiapas refleja una imagen de grandeza, de virtuosismo, una multiplicidad e paisajes y destinos, que lo distinguen como un Estado maravilloso, único y sobresaliente en el mosaico multicolor de la tierra mexicana.
Con 73,724 kilómetros cuadrados de superficie, la entidad se ubica airosa en la base del sureste de nuestra República, limitando al norte con el estado de Tabasco, al este con la República de Guatemala, al sur con el océano Pacífico y al oeste con los estados de Oaxaca y Veracruz.
Su territorio presenta un relieve sumamente variado y prolífico, clasificado en tres provincias fisiográficas:
La llanura costera del Golfo, al norte del estado, donde predominan lomeríos con llanuras de reciente formación.
La sierra de Chiapas y Guatemala, que incluye la Sierra del Norte, la Sierra Lacandona, las Sierras Bajas del Petén, los Altos de Chiapas y la Depresión Central. Estas zonas están caracterizadas por sierras con vistosas mesetas, cañadas, llanuras y valles.
La Cordillera Centroamericana, al sur del estado, que comprende las Sierras del Sur, la Llanura Costera y las zonas Frailesca, Sierra, Soconusco e Istmo-Costeña, con sierras altas y laderas escarpadas. Aquí se ubica el volcán Tacaná (4,080 m.s.n.m.), máxima elevación del Estado.
La gran abundancia de agua es notoria por la vertiente de algunos de los ríos más caudalosos y largos del país, como el poderoso Grijalva, en donde se han construido maravillosas presas que generan hasta el 13% de toda la energía eléctrica nacional y aportan el 52% de la energía generada por este medio. Otros ríos importantes son: el Usumacinta, navegable y utilizado como medio de comunicación, y el Suchiate, que sirve de frontera entre México y Guatemala. El sistema se completa con lagunas interiores de proverbial belleza y exuberantes cascadas.
Debido a su ubicación y a la heterogeneidad de su relieve, Chiapas presenta una gran riqueza de climas. Varía desde un cálido húmedo al norte del Estado, con lluvias todo el año y una temperatura media de 20ºC, hasta los Altos de Chiapas -la zona más fría -, el clima templado subhúmedo, lluvias en verano y una media de 14º centígrados. En la vertiente del Pacífico el clima es deliciosamente cálido, con temperaturas de hasta 28ºC y abundantes lluvias en verano.
Busilhà
Cuando llegamos a la desembocadura del Busilhá, tributario del río Usumacinta, no podíamos dar crédito a lo que veíamos: una cascada magnífica y esplendorosa, cuyo canto es una oda a la naturaleza.
La Selva Lacandona, situada al sureste de México, en el estado de Chiapas, es considerada como uno de los últimos reductos de selvas tropicales húmedas en Norteamérica. Por sus características naturales desempeña un papel importante como reguladora del clima y la precipitación pluvial; su vegetación es del tipo denominado selva alta perenifolia y subperennifolia, el clima es de 22°C promedio anual y las lluvias superan los 2 500 cm3 al año; en su amplio territorio encuentra su curso uno de los principales ríos de nuestro país, denominado "Padre Usumacinta" por los lugareños.
Para hacernos una idea de su biodiversidad baste mencionar que existen más de 15 mil especies de mariposas nocturnas, 65 subespecies de peces, 84 especies de reptiles, 300 de aves y 163 de mamíferos, además los anfibios están representados por 2 órdenes y 6 familias.
Son muchas las actividades que se realizan en la Selva Lacandona: desde las productivas hasta las extractivas, pasando por las agropecuarias, conservacionistas y turísticas; en este último caso, la Lacandona -como informalmente se le conoce- tiene un gran potencial que, encaminado de manera adecuada, puede ser determinante en la conservación del área, además de representar una alternativa de ingresos económicos para los pobladores locales.
El ecoturismo -entendido como práctica responsable, dirigida principalmente a áreas poco perturbadas o sin perturbar- sería así uno de los mejores instrumentos para impulsar un desarrollo sustentable con beneficios económicos locales y de conservación de la Lacandona.
Con la finalidad de conocer una de las maravillas de este rincón de México, decidimos hacer un recorrido por la selva, que se inició en Palenque, una de las principales ciudades mayas del periodo clásico que, junto con Bonampak, Toniná y Yaxchilán constituyen los más importantes enclaves mayas de esta región -sin restar importancia a otros donde también se encuentran restos de una civilización que, en su momento, no encontró fronteras y se extendió por gran parte de Centroamérica.
El objetivo de la expedición era conocer uno de los ríos que se encuentra en la intrincada red hidrológica de la Selva Lacandona, denominado en maya busilhá o "cántaro de agua". Tomamos el camino que va de Palenque a la selva por la carretera fronteriza del sur; en el kilómetro 87 se localiza la comunidad de Nueva Esperanza Progresista, dotación de pequeñas propiedades a las que pertenece la parte final del río.
Nuestro primer contacto fue el operador de un microbús de la ruta Nueva Esperanza Progresista-Palenque. (Sale de la comunidad a las 6:00 de la mañana y regresa a las 14:00 horas, por lo que si se quiere tomar esa ruta hay que estar en Palenque a las 11:00 horas.) El camino está perfectamente pavimentado hasta el kilómetro 87 donde se toma una brecha de terracería de 3 kilómetros hasta el centro del poblado. Fue aquí donde realmente se inició el recorrido y nuestro aprendizaje del pasado reciente de la selva, gracias a don Aquiles Ramírez quien, en compañía de su hijo, nos condujo por los diferentes senderos.
La primera parte del trayecto hacia el río Busilhá se puede realizar a pie o en camioneta a través de una brecha en buenas condiciones, el vehículo puede cargar el equipo con el que se hace el descenso desde el río Usumacinta hasta llegar al estado de Tabasco; aquí este río pierde su cauce y termina en zonas inundables, lo cual representa una aventura sin igual tanto en aguas mansas como en turbulentas. Pasamos por pequeñas propiedades o ranchos cuyas principales actividades son agropecuarias y ganaderas, y nos dimos cuenta sin mucho esfuerzo de que existe muy poca vegetación natural: sólo vimos potreros y maizales.
La segunda parte del tramo es de 7.3 km desde la comunidad hasta la desembocadura del río. Ahora se entremezcla la vegetación transformada con la natural de la región, y a medida que nos acercamos a nuestro destino encontramos otros elementos naturales, como plantas, árboles de buen tamaño, aves y otros animales. Otra forma de llegar es partiendo de Frontera Corozal, poblado de origen chol ubicado a 170 km de Palenque hacia el este. Desde aquí es posible realizar un descenso por el río Usumacinta y llegar a la desembocadura del Busilhá.
El río Busilhá nace en la confluencia del río Lacantún -que viene de la zona sur de la Selva Lacandona- con los ríos Pasión y Salinas -que nacen en la región noroeste de Guatemala-. Su cauce se extiende a lo largo de poco más de 80 km desde la meseta del Lacandón, en la zona denominada El Desempeño, corre por varias comunidades hasta encontrar su fin y rendir tributo al Usumacinta, al igual que otros ríos de esta intrincada red hidrológica.
Un recorrido por la región norte de la selva da cuenta de su historia reciente: grandes terrenos abiertos a la ganadería y a la agricultura, la cual se basa en la siembra del omnipresente maíz (Zea mays) y del chile (Capsicum annum). Pero entre éstos y las orillas de los ríos encontramos vegetación característica de la zona, como el cedro rojo (Cedrela odorata), la caoba (Swietenia macrophilla), el jovillo (Astronium graveolens) entre bejucos (Monstera sp.) y una variedad de palmas.
Contaminados la mayoría de los ríos en Chiapas

La mayoría de los afluentes están contaminados por deshechos industriales y humanos y, en tanto los presidentes municipales no realicen acciones para frenar la contaminación, la situación de agravará cada día más, advirtió el coordinador ejecutivo de la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento CEAS, Victor Calvo. Otro afluente contaminado se trata del Río Grijalva, donde aguas residuales de los municipios de Tuxtla, Chiapa de Corzo y Acala incrementan su nivel de contaminación al ser vertidos directamente a su cauce sin ningún tratamiento. Por ello este mismo año, agregó, se pondrán en marcha tres plantas de tratamiento de aguas negras en cada uno de esos municipios aledaños al Río Grijalva. "El tramo hasta el embalse de la presa Chicoasén hace las veces de una fuente natural de tratamiento de esas aguas, pero debemos poner las plantas para ciudad nuestro atractivo turístico", sostuvo Calvo. El coordinador ejecutivo de la CEAS mencionó que platican con los alcaldes para concientizarlos de que deben implementar acciones para el tratamiento de las aguas residuales y no caigan directamente en los Ríos de sus localidades. De la misma forma agregó que la mayoría de los munícipes no cumplen con la ley federal de tratamiento de aguas, en la que se estipula que a partir de los 50 mil habitantes debe instalarse una planta de tratamiento, pero en la entidad solo existen 13. De esas solo se activaron tres; Chiapilla, Comitán y Paso Hondo, en el municipio de Frontera Comalapa. Por otro lado pedirán a "todas las industrias" en Chiapas que implementen sus plantas de tratamiento de aguas negras para que no viertan sus residuos directamente a los ríos.


Desde la costa del pacífico hasta sus agrestes y escarpadas sierras, pasando imponentes cañones, insondables selvas, volcanes, planicies y sembradíos; toda la fisiografía de Chiapas refleja una imagen de grandeza, de virtuosismo, una multiplicidad e paisajes y destinos, que lo distinguen como un Estado maravilloso, único y sobresaliente en el mosaico multicolor de la tierra mexicana.
Con 73,724 kilómetros cuadrados de superficie, la entidad se ubica airosa en la base del sureste de nuestra República, limitando al norte con el estado de Tabasco, al este con la República de Guatemala, al sur con el océano Pacífico y al oeste con los estados de Oaxaca y Veracruz.
Su territorio presenta un relieve sumamente variado y prolífico, clasificado en tres provincias fisiográficas:
La llanura costera del Golfo, al norte del estado, donde predominan lomeríos con llanuras de reciente formación.
La sierra de Chiapas y Guatemala, que incluye la Sierra del Norte, la Sierra Lacandona, las Sierras Bajas del Petén, los Altos de Chiapas y la Depresión Central. Estas zonas están caracterizadas por sierras con vistosas mesetas, cañadas, llanuras y valles.
La Cordillera Centroamericana, al sur del estado, que comprende las Sierras del Sur, la Llanura Costera y las zonas Frailesca, Sierra, Soconusco e Istmo-Costeña, con sierras altas y laderas escarpadas. Aquí se ubica el volcán Tacaná (4,080 m.s.n.m.), máxima elevación del Estado.
La gran abundancia de agua es notoria por la vertiente de algunos de los ríos más caudalosos y largos del país, como el poderoso Grijalva, en donde se han construido maravillosas presas que generan hasta el 13% de toda la energía eléctrica nacional y aportan el 52% de la energía generada por este medio. Otros ríos importantes son: el Usumacinta, navegable y utilizado como medio de comunicación, y el Suchiate, que sirve de frontera entre México y Guatemala. El sistema se completa con lagunas interiores de proverbial belleza y exuberantes cascadas.
Debido a su ubicación y a la heterogeneidad de su relieve, Chiapas presenta una gran riqueza de climas. Varía desde un cálido húmedo al norte del Estado, con lluvias todo el año y una temperatura media de 20ºC, hasta los Altos de Chiapas –la zona más fría -, el clima templado subhúmedo, lluvias en verano y una media de 14º centígrados. En la vertiente del Pacífico el clima es deliciosamente cálido, con temperaturas de hasta 28ºC y abundantes lluvias.

Misol-Ha
Como a 20 kilómetros de Palenque, camino a San Cristóbal de las casas, la impresionante cascada de Misol Ha es un espectáculo realmente refrescante que agradecen los viajeros. La exuberante selva sirve de fondo a las cascadas que caen desde gran altura a una alberca natural, perfecta para nadar.



Agua Azul
Llamada así por sus increíbles aguas color turquesa, estos bellas cascadas se encuentran a 60 kilómetros al sur de Palenque. Se puede caminar por preciosos senderos para ir de excursión por lo selva y nadar en tranquilos estanques.

Lagos de Montebello
Cerca de la frontera guatemalteca, por la carretera Panamericana está este magnífico Parque Nacional. Su paisaje es increíble con selva exuberante y una serie de tranquilos lagos de colores que van desde el tono pastel hasta el profundo tono terrosovias en verano.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home